logo


Ante la grave situación de inseguridad alimentaria y de hambre que presentan varios países del mundo, y coincidiendo con el Día Internacional de la Alimentación, desde la Associació Catalana per la Pau hemos puesto en marcha una campaña para contribuir a paliar sus efectos sobre las poblaciones más afectadas.

Concretamente, la acción de ayuda se dirigirá a cinco países: Mauritania, Malí, Etiopía, Yibuti y Yemen. Los cuatro primeros se encuentran en dos zonas (el Sahel y el Cuerno de África) muy afectadas por la sequía persistente, las disputas internas y el aumento de los precios de los alimentos. En Yemen, la guerra iniciada hace casi cuatro años ha dejado cerca de 10 millones de personas sin posibilidad de asegurarse una comida diaria, circunstancia que continuará agravándose por el gran número de desplazados, por la dificultad de hacerles llegar asistencia humanitaria y por el colapso de la economía nacional.

Campanya Emergència Alimentària

De manera conjunta con organizaciones locales que conocen en profundidad cuáles son las necesidades específicas de cada zona, llevaremos a cabo diferentes acciones de ayuda alimentaria de emergencia (distribución de alimentos a las personas más vulnerables, como mujeres y niños) y de formación y sensibilización en el ámbito de la nutrición.

Más hambre en el mundo

El número de personas que sufren hambre en el mundo continuó aumentando en 2017, hasta alcanzar la cifra de 821 millones de personas -una de cada nueve -, según el informe El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo, elaborado por la FAO y el Programa Mundial de Alimentos, presentado el pasado mes de septiembre.

Este incremento significa retroceder hasta los niveles de hace una década y responde principalmente a tres factores interrelacionados: la aparición e intensificación de los conflictos armados; los efectos del cambio climático (fundamentalmente graves sequías, pero también inundaciones) y la subida de los precios de los alimentos básicos.

En la última década, los conflictos han aumentado en número y en complejidad, particularmente en países que ya hacían frente a altos niveles de inseguridad alimentaria. De los 51 países que experimentaron crisis alimentarias durante el 2017, el conflicto y la inseguridad fueron los mayores causantes en al menos 18 de ellos, con un total de 74 millones de personas afectadas. Aparte del número de víctimas mortales y heridos, los conflictos representan un grave impacto sobre la economía y la agricultura de los países.

En cuanto a los desastres climáticos extremos, su número se ha duplicado desde principios de la década de los noventa. Estos fenómenos tienen efectos muy negativos en la producción de cultivos y la disponibilidad de alimentos, y esto acaba repercutiendo en un alza indiscriminada de los precios. Las sequías graves, especialmente, son las causantes de más del 80% de los daños y las pérdidas agrícolas.

El informe también recoge que África sigue siendo el continente con una mayor prevalencia de la subalimentación: hasta el 21% de la población.

Día Mundial de la Alimentación

Coincidiendo con el Día Mundial de la Alimentación, que se celebra cada año el 16 de octubre, la Associació Catalana per la Pau presenta esta Campaña de Emergencia Alimentaria, que tiene como objetivo recaudar fondos para contribuir a financiar los diferentes proyectos en los cinco países, así como también dar a conocer entre la ciudadanía las causas y consecuencias de la presente crisis alimentaria global.

Todas las personas que quieran colaborar pueden hacer una donación online a través del formulario habilitado en la web o bien realizar directamente un ingreso en la cuenta bancaria 2100 3200 95 2201233743.

Más información sobre la campaña

Quiero colaborar

Campanya Emergència Alimentària

Créditos imágenes: Ashley Hammer/IRIN; Stephen Morrison/Africa Practice; Pablo Tosco/Oxfam