logo


Del 30 de enero al 15 de febrero, la realidad palestina llegará a múltiples salas de cine de Cataluña con la celebración de un ciclo de cine como parte de la campaña ‘Palestina Batega’, puesta en marcha por la Associació Catalana per la Pau (ACP). Los films, de diversas duraciones, abordan desde diferentes perspectivas la situación del pueblo palestino; desde un ámbito intimista a través del retrato generacional de una familia hasta un repaso histórico de la situación de Palestina desde el año de la creación del estado de Israel.

El ciclo será posible gracias a la colaboración de la Federació Catalana de Cineclubs y Sodepau; y permitirá que se proyecten 4 películas en 7 salas repartidas por el territorio catalán desde Barcelona hasta Figueres, pasando por Castellterçol, Reus, Sant Carles de la Ràpita, Calaf y Sant Just Desvern.

Estas proyecciones también han contado con la colaboración de varios cineclubs locales, la Casa Palestina y la Comunidad Palestina de Cataluña, así como con el apoyo del Ayuntamiento de Barcelona, la Diputación de Barcelona y la Agència Catalana de Cooperació al Desenvolupament. El objetivo que pretendemos lograr desde la ACP es conseguir que la población de Catalunya no olvide la realidad de la ciudadanía palestina ni la vulneración de derechos a la que es sometida constantemente. Y pretendemos lograrlo a través de la gran pantalla con la visualización de producciones de autores expertos en la cuestión. Pensamos que dejar hablar a los entendidos y a los principales afectados es la mejor manera de conseguir nuestro objetivo.

Dirigida por Elia Suleiman, El temps que roman es una reflexión desde un punto de vista poético de la situación de Palestina a partir del 1948La primera película que se proyectará, El tiempo que permanece, dirigida por Elia Suleiman, es una reflexión desde un punto de vista poético de la situación de Palestina a partir de 1948, el momento en el que se creó el estado de Israel a través de una historia de amor entre dos jóvenes que son separados.

 

 

 

 

 

Dirigida por Mahdi Fleifel, Un món que no és el nostre, presenta un retrato íntimo y familiar, con toques humorísticos, de la situación de tres generaciones de una misma familia en el exilioEl segundo film, Un mundo que no es el nuestro, del director de cinema Mahdi Fleifel, presenta un retrato íntimo y familiar, con toques humorísticos, de la situación de tres generaciones de una misma familia en el exilio, que han pasado en el campo de refugiados de Ein El-Helweh, en el sur del Líbano. El largometraje es el fruto de grabaciones durante más de 20 años hechas por la propia familia, así como de la recopilación de documentos personales, archivos familiares y filmaciones históricas vinculadas.

 

 

 

Dirigida por la libanesa Carol Mansour, No hi podem anar ara, estimat retrata parte de la historia de los refugiados por partida doble.En No podemos ir ahora, querido, el tercer film de este ciclo, la libanesa Carol Mansour, retrata parte de la historia de los refugiados por partida doble. Lo que hace especial a este film es el hecho de que ocurre entre dos éxodos, entre los cuales los recuerdos de los protagonistas se despiertan y la pérdida se extiende por todo, tiñéndolo de un desagradable color.

 

 

 

 

Dirigida por el catalán Isaac Carbonell, Palestina Batega. Dues ribes, una sola veu es el resultado de la unión de fuerzas de músicos palestinos y catalanes que, el último fin de semana de noviembre cantaron juntos contra la ocupaciónFinalmente, el ciclo se cerrará de una manera especial con la confluencia de la música y el cine en el documental del cineasta catalán Isaac Carbonell, Palestina Batega. Dues ribes, una sola veu. En la obra se podrá ver el resultado de la unión de fuerzas de músicos palestinos y catalanes que el último fin de semana de noviembre cantaron juntos contra la ocupación, convirtiendo así este intercambio musical en una única voz de reivindicación y resistencia.

El proyecto ‘Palestina Batega’, ideado por la Associació Catalana per la Pau, nace de la idea de acercar Palestina y su realidad cultural a la ciudadanía de Cataluña a través de la puesta en escena de diferentes expresiones culturales.El pistoletazo de salida de esta campaña lo dio el trío de conciertos celebrados los meses de noviembre y diciembre y se cerrará, en mayo, con unas actuaciones circenses.

Desde la ACP buscamos abrir espacios de diálogo y aprendizaje entre dos realidades sociales y culturales diversas mientras, a la vez, actuamos como altavoz de las violaciones de los derechos humanos que sufre el pueblo palestino. Por esto, y bajo una de nuestras principales premisas, apostamos por una expresión cultural de la ciudadanía palestina, puesto que la cultura y la sensibilización son herramientas desde las cuales se puede favorecer un proceso de paz basado en la justicia y la equidad.

Para información más detallada sobre los horarios y salas de proyecciones de los diferentes films, podéis consultar el programa del ciclo.