logo


A raíz del anuncio efectuado por un grupo de excomandantes de las FARC-EP, de poner fin a los compromisos suscritos por esta organización ante la sociedad colombiana y la comunidad internacional, en el marco del Acuerdo de Paz firmado en noviembre de 2016, desde la Associació Catalana per la Pau queremos manifestar:

La situación actual es consecuencia directa de los reiterados incumplimientos del Acuerdo de Paz por parte del gobierno colombiano. La imposibilidad de avanzar hacia una Reforma Rural integral o a una solución concertada con las comunidades campesinas sobre la sustitución de los cultivos de uso ilícito; las trabas por parte de los diferentes poderes (legislativo, ejecutivo y judicial) a la implementación de la Jurisdicción Especial para Paz (JEP); el incremento de la violencia contra excombatientes y dirigentes comunitarios y sociales (cerca de 150 y más de 500 asesinatos, respectivamente, desde la firma del Acuerdo) y las limitaciones a la participación política en los territorios más afectados por el conflicto armado, son hechos que ponen de manifiesto la falta de voluntad política del actual gobierno en su compromiso por la paz.

Rechazamos la decisión tomada por este grupo de excomandantes de las FARC-EP, que tiene impacto a nivel nacional e internacional. Añade dificultades a la implementación de los acuerdos; incorpora un nuevo actor armado que intensifica los conflictos, especialmente por el control de las regiones más remotas del país; aumenta la tensión en la frontera con Venezuela; reduce la confianza de la sociedad colombiana y la comunidad internacional en una salida política a la guerra y, especialmente, refuerza las posiciones políticas de la extrema derecha colombiana, que arraigada en una parte importante de la sociedad, ha tratado de boicotear durante años el proceso de paz.

Llamamos todas las partes – firmantes del Acuerdo de Paz, organizaciones de la sociedad civil colombiana, países garantes, organismos de Naciones Unidas y conjunto de la comunidad internacional, incluyendo las ONG que trabajamos en Colombia- a respetar el Acuerdo de Paz en los términos firmados y a intensificar los esfuerzos para su completa implementación. Solo desde una visión de altura política y desde un sólido compromiso de todas las partes podremos superar las dificultades inherentes a un proceso complejo, con multitud de intereses cruzados y enemigos dentro y fuera del país.

El proceso de paz no tiene marcha atrás. Reafirmamos nuestro compromiso con las comunidades y las organizaciones de la sociedad civil colombiana. Manifestamos nuestra voluntad de incrementar los esfuerzos en el apoyo a las organizaciones sociales que trabajan en los ámbitos de la reincorporación de excombatientes y del desarrollo rural, así como nuestro apoyo al funcionamiento de los diferentes mecanismos judiciales y extrajudiciales del Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No repetición, que contribuye a garantizar la convivencia, la reconciliación y la no repetición del conflicto y a asegurar la transición del conflicto armado a la paz.

Exigimos, sin excepción, a todos los actores armados en las diversas regiones de Colombia el respeto a los derechos humanos y al derecho internacional humanitario, garantías para la población civil y sus medios de subsistencia y, en particular al gobierno colombiano el establecimiento de medidas de protección eficaces para poner fin a las matanzas de líderes y lideresas sociales y comunitarios.

Barcelona, 4 de septiembre de 2019

Mural pau Colòmbia

Créditos imagen de portada: G. Legaria (AFP) / imagen interior: Oscar González